Hoy mismo ha querido hacer público la Santa Sede  el mensaje enviado por el papa Benedicto XVI al Arzobispo de Malinas-Bruselas y Presidente de la Conferencia Episcopal Belga, Mons. André J. Léonard, con motivo de los desproporcionados registros efectuados por las autoridades judiciales  y fuerzas policiales de aquel país en el arzobispado y la catedral.

Esta investigación se está llevando a cabo en un marco de presuntos abusos sexuales cometidos por algunos miembros del clero belga.

A mi querido Hermano, Mons. André Joseph Léonard, Arzobispo de Malinas-Bruselas, Presidente de la Conferencia Episcopal de Bélgica.

Deseo expresarle, querido Hermano en el Episcopado, así como a todos los Obispos de Bélgica, mi proximidad y mi solidaridad en este momento de tristeza, en el que, con ciertas maneras sorprendentes y deplorables, se han realizado las investigaciones incluso en la catedral de Malinas y en los locales donde el Episcopado belga estaba reunido en Sesión plenaria. Durante esta reunión, debían tratarse, entre otros, aspectos relacionados con el abuso a menores por parte de miembros del clero. Yo mismo he repetido en numerosas ocasiones que estos graves hechos deben ser tratados por el orden civil y por el orden canónico en el respeto recíproco de la especificidad y de la autonomía de cada uno. En este sentido, deseo que la justicia siga su curso garantizando el derecho de las personas y las instituciones, en el respeto a las víctimas, en el reconocimiento sin prejuicios de los que se comprometen a colaborar con ella y en el rechazo de todo lo que pudiera oscurecer los nobles deberes que le son asignados.

Le garantizo que acompaño cada día en la oración el camino de la Iglesia en Bélgica, le envío de buen grato una afectuosa Bendición apostólica.

Ciudad del Vaticano, 27 de junio de 2010

BENEDICTUS PP. XVI

Más información en los siguientes enlaces:

– Comunicado oficial de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.
– Artículo publicado en Zenit.